Desaparecidos de Corrientes, Capital

La siguiente es una lista de personas acerca de la cual a la Comisión de Derechos Humanos de Corrientes su desaparición y/o muerte por parte del terrorismo de Estado en la capital de Corrientes, le consta. Entendemos que la lista real es mayor, ya que hay familias que, atemorizadas por la falta de garantías mínimas no denunciaron ni ante sede policial o judicial ni posteriormente ante éste Organismo. La síntesis acerca de la historia de vida de los desaparecidos fue escrita y/o narrada a miembros de nuestra Organización, por sus familiares y amigos.

1.- César Héctor “Titi” Álvarez. Abogado. Desaparecido 17 marzo 1977-Legajo de Conadep Nº 6775
31 años de edad, padre de tres hijos.Desaparecido en Capital Federal el 17 de Marzo de 1977, por su condición de abogado defensor de presos políticos.

2- Joaquín Vicente “Bocha” Arqueros. Estudiante de Derecho. Desaparecido 17/11/76- Legajo de Conadep Nº 3054. 28 años.
Militante de la Juventud Peronista , trabajador de la administración pública provincial y estudiante de derecho. Durante su primera detención estuvo alojado en la Jefatura de la Policía de Corrientes siendo liberado en Junio de 1975. Se traslada a Capital Federal donde desaparece el 1 de Noviembre de 1976. Padre de dos hijos ( su hija menor nació cuando el ya estaba desaparecido), fue un excelente hijo, muy buen estudiante, recibido con honores en la Escuela Primaria “Mariano Moreno”, también en el Colegio Gral. San Martín donde se recibió de Bachiller-.De firmes convicciones e ideas propias, siempre estuvo muy sensibilizado y preocupado por la realidad que lo circundaba.
Su madre, Hilda de Arqueros es uno de los miembros fundadores de la Comisión de Derechos Humanos de Corrientes.

3.- Rómulo Gregorio Artieda. Estudiante de Derecho. Desaparecido 14 mayo 1977. Legajo de Conadep Nº 6226.
Rómulo Gregorio Artieda, es el hijo menor de una familia tradicional de larga inserción en la vida política provincial local. La persecución de la dictadura a los jóvenes militantes se tradujo en detenciones, secuestros y desapariciones en Corrientes, lo que motivó a Rómulo a buscar amparo en familiares en la ciudad de Buenos Aires, ya que la ciudadanía padecía por ese entonces, un verdadero estado de carencia de las mínimas garantías individuales.
Lamentablemente las prevenciones propias y las de su familia se vieron confirmadas, ya que a poco de su llegada a Buenos Aires, fue detenido el 14 de Mayo de 1.977, a las 14 hs. en la estación de trenes de la localidad de Burzaco, en las vías del Ferrocarril Gral. Roca, por un operativo de Identificación realizado por el Ejercito y trasladado a Corrientes.
Su madre, Nidia Ester Galarza de Artieda es uno de los miembros fundadores de la Comisión de Derechos Humanos de Corrientes.
Rómulo fue visto por última vez los primeros días de julio del año de su detención, en el Centro Clandestino de Detención que funcionaba en el ex-Regimiento 9 de la capital correntina, y los testimonios de las últimas personas en verlo con vida constan en la “Causa RI9”, juicio que concluyó con la condena de sus captores.
Su cuerpo apareció flotando el 8 de julio en aguas del Paraná, acribillado a balazos, y enterrado como NN en el cementerio de Empedrado. Alrededor de 30 años después fue exhumado e identificado por el EAAF (Equipo Argentino de Antropología Forense) y la aparición de sus restos formó parte del material probatorio de la “Causa RI9”.
Hoy se encuentra una placa recordatoria en el ingreso al cementerio de Empedrado, su nombre es uno de los 14 que le dan identidad a las calles del barrio “José María Ponce”, y sus restos reposan en el cementerio “San Juan Bautista” de Corrientes, en una tumba-monumento construída a tal fin: el “Memorial al Desaparecido”. Diseñado para urnas que contengan los restos de Rómulo y todo otro desaparecido que pueda ser indubitablemente identificado como él.

4- Vicente -Cacho- Ayala. Abogado. Desaparecido en las inmediaciones del club San Martín. 16 febrero 1976- Legajo de Conadep Nº 385.
Su madre, Sra. De Ayala es uno de los miembros fundadores de la Comisión de Derechos Humanos de Corrientes.
Cacho nació en Corrientes el 1° de marzo de l946. Cursó su escuela primaria en el Colegio Salesiano y la terminó en el Colegio de los Capuchinos en Concordia (Entre Ríos). Terminó el secundario en el Colegio “Alejandro Carbó” de esa localidad entrerriana, donde figura con otros 7 desaparecidos en una hermosa placa que les dedicaron.
Decidió seguir la carrera de Derecho, para lo cual regresó a su tierra natal, objetivo que siempre había soñado.(1964). Su espíritu inquieto por lo social encontró estímulo en el Padre Raúl Marturet, a cargo por entonces del Pensionado Católico para estudiantes universitarios del interior. Poco a poco fue alternando su vida entre la prosecución de su carrera y la opción por los oprimidos. Por estos motivos, participó a comienzos de los 70 en una huelga de hambre en favor de los cinco sacerdotes del Tercer Mundo, comprometidos con su pueblo que fueron excomulgados por las autoridades de la Iglesia :Padres Raúl l Marturet, Belisario “Pucho” Tiscornia, Luis Niella, Gabino Casco y Babín.
Participó como estudiante universitario del “Ateneo”, tendencia de la Facultad de Derecho que agrupaba a militantes de la Democracia Cristiana y a algunos peronistas. Al mismo tiempo militaba en las villas y barrios marginales de Ctes. Con muchos de ellos compartió el trabajo en hornos de ladrillos, hecho en forma cooperativa. Pero no sólo el trabajo, compartía su vida como cristiano y creía que el compromiso tenía esas características, lo que se decía se afirmaba con hechos.
Simultáneamente se define por el Peronismo Revolucionario, impulsado por la línea de Jhon William Cooke, traída a Ctes. por su viuda Alicia Eguren. En ese sentido trabaja activamente, como Juventud Peronista, por el regreso del Gral. Perón. Así las cosas, su postura se radicaliza en una militancia activa por el cambio político hacia el Socialismo Nacional. Con la presencia de López Rega e Isabel en la Argentina , después del efectivo regreso de Perón, el peronismo de derecha hace estragos sobre el más radicalizado, acribillando a militantes peronistas de la Juventud. En esos días, a fines de 1974, durante el gobierno de Julio Romero, es detenido y llevado a la U 7 de Resistencia donde permanece privado de su libertad hasta abril de 1975. Aclaración: los detenidos estaban a disposición del Poder Ejecutivo Nacional, sin causa alguna. Después de ser liberado, se traslada a Posadas (Misiones) donde ejerce su profesión y continúa con su trabajo político, hasta que, habiendo Isabel Perón y Ruckauf preparado ya el camino del accionar militar y policial con entera libertad, es secuestrado el 16 de febrero de 1976 en un procedimiento policial (por cierto vinculado a órdenes militares) efectuado a la luz del día (alrededor de las 13) frente al Club San Martín de nuestra ciudad.
Nunca más se lo vio con vida ni se supo nada CONCRETO sobre él. Dejó a su esposa y un hijo de un año, además de padres y hermanos. Todos lo buscaron siempre.

5.-Mirta Blanco de Velásquez, madre de dos hijos, esposa de Alfredo Velásquez, desaparecida con posterioridad a la desaparición de su marido. No existen denuncias policiales sobre ésta desaparición, ya que al desaparecer el esposo se realizó la denuncia correspondiente y al poco tiempo desaparece ella, lo que ciertamente paralizó de terror a la familia. La denuncia fue efectuada ante ésta Comisión de Derechos Humanos de Corrientes y es uno de los casos que éste Organismo se propone intentar esclarecer.

  1. Marcón Carlos Rubén.estudiante de Derecho. Nació el 22 de septiembre de 1953. Desaparecido 1 junio 1980 – Legajo de Conadep Nº 3657.
    Su madre y su padre fueron miembros fundadores de la Comisión de Derechos Humanos de Corrientes. Estudió en el Colegio Salesiano y en la Escuela Misericordia en la primaria y en la Escuela “Manuel Belgrano”en la secundaria.
    Estudió Ciencias Económicas en el Chaco. Fue perseguido por la Dictadura , lo que lo obliga a exiliarse en España, regresa en 1980 y luego desaparece.

7- Carlos Alberto Meza Marengo. Estudiante de Derecho.Restituido su cuerpo a familiares en el año 2000.
Militante de la JUP en Derecho, excelente estudiante a tal punto que cursó libre el sexto grado para ingresar a los 17 años a la Facultad. Los Meza son libreros, primos de los dueños de una conocida Librería de nuestro medio.
Acaso su único obstáculo para recibirse en tiempo récord fue su militancia universitaria, la que abrazó con pasión. Pertenecía a una familia “de buen pasar” , pero Carlos siempre fue muy inquieto, militó en el Rotary primeramente, y ya en la Facultad , formó parte de una agrupación de tendencia cristiana llamada A.R.P. y luego en la JUP.
Simpático, buen tipo y muy buen mozo, como lo describe su ex -esposa Silvia fue un caso histórico el suyo, debido a que la Fiscalía del Juicio a las Juntas Militares basó su acusación en 54 casos testigos y el de Carlos era uno de ellos- dice Silvia.
El ya tenía antecedentes cuando cae detenido, había cometido el “terrible delito” de colocar el Busto de Perón a una Plazoleta frente al Tenis Club.

8.- Pedro Francisco Moresi. Desaparecido el matrimonio el 20 enero 1978.
Estudiante de Bioquímica, militante de la Juventud Peronista. Sensible, comprometido, padre amoroso de Adriana Lucía y Mariángeles.

9.- Carlos Enrique “Charli” Pérez Rueda, muerto en Misiones, poco después del copamiento de Formosa. Nació el 24 de enero de 1950, fue fundador de la JP y Juventudes Rurales. Fue estudiante de Ingeniería, casado con Beatriz, padre de Camila y Guadalupe.

10.- Yolanda Dolores Reguera Brítez. Estudiante de Derecho. “Suicidada” en la Punta San Sebastián el 2 de Junio 1976. Legajo de Conadep Nº 1322

11.- Soto Lila. Desaparecida en Rosario.
Mi madre, Lila (Isabel Soto alias Paula) nació en Corrientes Capital, el 9 de agosto de 1947. Era hija de Juana Antonia Parra y Benedicto Soto, mis abuelos maternos.
Aquí en la capital cursó la primaria en la escuela N° 808 (hoy 408). En 1964 ingresó a la secundaria, en el Liceo de Señoritas y en 1966 pasó a la Escuela Normal para obtener en 1969 el título de Maestra Normal Nacional.
Fiel a sus convicciones, trabajó como docente en los sitios más desfavorables, tanto en el interior de Corrientes como así también del Chaco.
A principios del 70 mi madre nada tenia que ver con la revolución, aún era joven y su mundo era muy pequeño. Hasta que un buen día su camino se cruzó con el de mi padre (Hector Cian Alias Guillermo), quien ya militaba en las ligas agrarias. A partir de allí ambos se potenciaron, crecieron intelectualmente y aprendieron que para cumplir con sus sueños deberían primero luchar por los deseos de un pueblo de hermanos. Su mundo creció, y ya no existían fronteras visibles. En esta misma provincia, encontrarían el significado de sus vidas integrando las filas del peronismo revolucionario, intensificando su militancia frente a las incoherencias sociales.
En el año ‘72 se casaron en la Iglesia Pompeya de esta capital, y yo (Daniel Cian) nací en noviembre del ‘74. Desde el momento en que se conocieron y se hicieron “Montoneros” se amaron, viajaron y lucharon por todos lados, también fueron a Cuba, aunque a esta parte de sus vidas no la conozco mucho. Lo cierto es que al regresar al país para poder sobrevivir a las persecuciones de la dictadura, debíamos vivir del alquiler, en lugares inhóspitos y lejos de nuestras familias, con nombres falsos, sin documentos y sólo con lo puesto. Mi padre nos mantenía con su escaso trabajo de fotógrafo. Gracias a él poseo gran cantidad de fotos de mi madre.
En la ciudad de Rosario, en algún momento de sus biografías, mi padre perderá la mano derecha en la acción, por lo que tendrá que usar una prótesis ortopédica. Por ello los compañeros lo apodaron cariñosamente “el manco”. A partir de allí sus vidas empezaron a acortarse. Ya instalada la dictadura, más precisamente el 10 de diciembre del ‘76 fueron cercados por la Federal en la calle Dorrego al 1500. Mis padres sabían que si se entregaban mansamente la tortura sería peor que la muerte. Así que sólo resistieron. Mi vieja, murió instantáneamente, llevándose consigo un embarazo de ocho meses, mi hermano. Mi viejo, por desgracia resistió un poco más y falleció en la comisaría, sólo Dios sabe como. Solo así pudieron poner límites a sus sueños. Y yo estaba allí, con solamente 2 o 3 años de edad.
Ese mismo día la asistente social que me cargaba huyó despavorida al ver a mi viejo en sus últimos momentos dentro de la comisaría. Me entregó a un cura de las villas que cuidó de mí, allí viví cerca de un año sin que nadie supiera quién era, hasta que una carta anónima llegó a manos de mi abuela materna, aquí, en Corrientes Capital.
Más tarde me he enterado que esa se la debo a Charito.

12. Nelly Noemí Vázquez de Moresi. Desaparecido el matrimonio el 20 enero 1978- Legajo de Conadep Nº 1703.
Nelly era una estudiante brillante, la primer mujer de Corrientes que se recibió como Licenciada en Química a los 21 años de edad.
Fue además Profesora superior de Piano y Maestra. El matrimonio Moresi tenía dos pequeñas hijas, Adriana Lucía y Mariángeles.
Nelly deleitaba a su familia, a los amigos y a quien quiera oírla, en un piano de cola al que accede casualmente, pianista excepcional, estudiante que no solo sobresalió por su capacidad sino por su incansable generosidad, cosechó el amor de quienes la conocieron y disfrutaron de su amor solidario. Quienes pensaron que desapareciéndola la borraban de la historia se equivocaron.
Nelly Vásquez vive, porque el amor se proyecta y fructifica. A pesar del odio que intenta cercarlo, brota y rebrota, crece y nos sigue regalando el perfume de su existencia.

13.-Alfredo Velásquez, trabajador gráfico, estudiante de derecho. Muerto aparentemente en el copamiento de Formosa. Nunca se entregó el cuerpo a sus familiares 1975- octubre 05 – Legajo de Conadep Nº 4704.
Era el esposo de Mirta Blanco, cuya desaparición no fue denunciada en sede policial ni judicial.

14.- Yedro, Roberto Horacio. Abogado. Fusilado en Margarita Belén el 13 diciembre 1976 Legajo de Conadep Nº 4091 Si bien es de origen chaqueño, toda su militancia universitaria la desarrolla en nuestra ciudad.