POR JUSTICIA Y TRABAJO PARA TODOS NO AL AJUSTE CONTRA EL PUEBLO

Si para muestra basta un botón los primeros pasos del gobierno de la intervención federal en Corrientes preanuncian que esta gestión no pasará a la historia por su originalidad para enfrentar los gravísimos problemas que afectan a la provincia. Después de prometer que las cuentas se ajustarían por los de arriba, por los que más tienen, por los que han usufructuado el ejercicio del poder en la provincia, Mestre empieza el “ahorro” por trabajadores que apenas perciben sueldos para no entrar en la categoría de desempleados. Es decir, más de lo mismo.
Represión y ajuste, dos caras de una misma moneda. Es evidente: la salvaje represión de los gendarmes en el puente aquel histórico 17 de diciembre no fue un “exceso” de comandantes entrenados en los campos de concentración clandestinos de la dictadura sino un plan meticuloso, preparado para escarmentar y advertir al movimiento social de la provincia, pero también del país en su conjunto cómo van a ser aplicados los libretos de los mandamás de la economía. Por eso mismo la Mesa Coordinadora exige que se aceleren todas las instancias investigativas para el esclarecimiento y consecuente castigo a los responsables del asesinato de Mauro Ojeda y Francisco Escobar y de la masacre al pueblo correntino.
En vez de refinanciación de las deudas de los sectores productivos pequeños y medianos, resarcimiento económico a los sectores más afectados por la emergencia económico-social, en vez de medidas de excepción para paliar la grave situación de los desempleados, el respeto a las leyes laborales y prohibición de despidos mientras dure la emergencia, trabajadores en la calle.
La República de Venezuela reforma su constitución y declara que es responsabilidad indelegable del estado garantizar el trabajo a sus ciudadanos; la República Argentina coloca a sus compatriotas a merced de la despiadada lógica del mercado.
Desde el mismo momento de su nacimiento la Mesa Coordinadora de Autoconvocados “7 de Junio” señaló: “es necesario modificar los estrechos conceptos con los que se guían los representantes políticos de nuestro país”. Desde luego que hay que superar el estado clientelista, pero la vía no es prestar atención a los centros internacionales de poder sino a las demandas internas.
Mientras se siga ajustando en función de los intereses de los banqueros el futuro inmediato de los correntinos será todavía de mayor miseria. El gobierno nacional debe atender el reclamo del movimiento social: el envío de fondos no reintegrables y gestionar la condonación de la deuda total de la provincia previo esclarecimiento de aquello que efectivamente fue al Estado y lo que fue utilizado por funcionarios o grupos económicos para sus propios beneficios, efectivizando la responsabilidad administrativa, civil y penal de quienes hubieran malversado los fondos.
“Lo que ocurre es consecuencia de una política que nos ha colocado frente al paisaje de extrema pobreza en que se debaten miles de correntinos y frente a la desesperada lucha de otros tantos para no perder lo poco que les queda, ni trabajo, ni salud, ni educación, ni producción, ni justicia ni salarios dignos; cientos de jóvenes sin alternativas, cientos de abuelos sin esperanzas. Delante el espectáculo de una clase política disociada de los auténticos reclamos de la sociedad.”
La Mesa 7 de Junio llama los distintos nucleamientos de autoconvocados y del movimiento social a coordinar un plan de lucha para efectivizar un cambio de políticas y no de figuras.